jueves, 1 de noviembre de 2007

Ibrahim Abayat y los heroes palestinos en el exilio

El pasado 10 de mayo se cumplió el 5º aniversario de un episodio histórico en la lucha por la causa palestina. Durante 39 días, entre el 2 de abril y el 10 de mayo de 2002, toda la prensa internacional mantuvo su atención centrada en la Basílica de la Natividad, en Belén, el lugar exacto donde, según la tradición, nació Jesús de Nazaret, el profeta Issa.

250 personas, incluídos mujeres, ancianos y niños, se refugiaron en la Basílica de la Natividad, para protegerse de la incursiones israelíes que se estaban produciendo en Belén, al igual que en otras ciudades palestinas ocupadas, como Nablus, Ramallah o Jenin. Sitiados por las tropas invasoras, que les cortaron la luz y el agua, esas 250 personas sufrieron un asedio despiadado sin medicinas, comida, mantas, etc, y rodeados por francotiradores que consiguieron asesinar a 8 de los palestinos que intentaron asomarse al patio de la Basílica para conseguir agua o ayuda. Los restante tuvieron que ver como sus amigos y vecinos tiroteados se pudrían en el interior de la Basílica, ya que las tropas israelíes no les permitían sacar los cadáveres de los muertos, como una forma más de presión psicológica contra los sitiados.

Finalmente 13 de aquellos palestinos, considerados terroristas por Israel, tuvieron que sacrificar su identidad y su historia, para que el resto de los sitiados pudiesen regresar a sus hogares. El líder de aquellos 13 mártires, que debieron aceptar el exílio, considerado por Israel como el “terrorista palestino más peligroso”, ahora vive en Europa, y ha sustituido el fusil por las palabras. Su testimonio y su experiencia pueden ser armas tan poderosas como las balas, para reivindicar la libertad de Palestina.

Mi amigo Ibrahim Abayat acaba de ser padre. Su hijo, Atef, no ha nacido en la tierra de sus ancestros, y es posible que jamás pueda conocerla. Lleva el nombre de su primo Atef Abayat, víctima en 2001 de uno de los asesinatos selectivos efectuados por tropas israelíes en la Palestina ocupada. Pero Atef es sólo uno más de los 35 miembros de la familia Abayat que han muerto a manos del ejército de ocupación desde que se inició la segunda intifada.

Hermano querido y admirado, Ibrahím es poco dado a las entrevistas y al protagonismo personal, y ha aceptado, después de mucha insistencia, abrir las puertas de su casa a nuestros lectores, en una entrevista exclusiva, llena de rabia, dolor y angustia, para expresar lo que esta ocurriendo en Palestina. La rabia, el dolor y la angustia de todo el pueblo palestino, que Ibrahim personaliza desde su exilio forzoso. Porque Ibrahim sabe bien que en cuanto vuelva a pisar Palestina, se convertirá en el 36º miembro de la familia Abayat asesinado selectivamente por el ejército israelí…



Historia de un luchador


- ¿Qué es lo primero piensas cuando escuchas hablar de Palestina?

- Toda mi vida esta allí. Mi familia, mis amigos, mis recuerdos. Todo lo que es Ibrahim esta relacionado con Palestina. No puedo separar mi personalidad de Palestina. Yo llevo 5 años en una situación excepcional, nunca había pensado salir de Palestina. Por lo tanto para mi Palestina es todo. Mi vida, mis recuerdos, mi presencia.

- Actualmente hay muchos inmigrantes que intentan por todos los medios llegar a Europa, pero ese no era vuestro caso. Quizás algunos digan, que suerte, que vosotros estais ya allí, pero para vosotros ir a Europa no fue un premio sino una condena...

-Exacto. Es el exilio. Pero para los palestinos, al menos en mi caso, no es para buscar una vida mejor, sino que es un castigo. Los israelíes siempre buscaban el medio más cruel para castigarnos, y resulta que este es el mas duro. Yo he probado otros castigos de la ocupación israelí, como por ejemplo vivir siendo un objetivo de los helicópteros israelíes y de la inteligencia israelí, pero lo más duro que he vivido es estar lejos de tu gente. Es el castigo mas duro que he visto hasta hoy.

-Bueno, en realidad la ocupación lo que ha intentado siempre es exterminar a los palestinos, encerrarnos en cárceles o campos de refugiados o expulsar a todo palestino del país, y con vosotros al menos lo han conseguido.

-Si, en nuestro caso es así. No quiero decir que con la ayuda de la Unión Europea pero si con cierta colaboración de la UE, porque sin Europa no habrían podido llegar a este acuerdo.

-¿Y los judíos? ¿Cuándo te hiciste consciente de que tu tierra estaba invadida por un ejercito extranjero? ¿Tienes un primer recuerdo de los israelíes?

-Nosotros desde que nacimos, ya estaba la ocupación. No conocimos la Palestina libre. Íbamos creciendo con la sombra de la ocupación. Veíamos a los israelíes en nuestras ciudades, en nuestras calles. Pero de pequeños lo veíamos de otra forma. Cuando eres mayor sientes el deber de hacer algo. Entonces, a los 14 o 15 años empezó la primera Intifada y para mi y mis amigos era, digamos, la primera oportunidad para demostrar esos sentimientos que teníamos de rechazo hacia la ocupación israelí. Y casi todos los jóvenes palestinos de mi edad, cuando empezó la primera Intifada, empezábamos a tirar piedras, a manifestarnos, ha hacer huelgas, protestas… era la única forma para demostrar el rechazo a la ocupación israelí.

-¿Cómo fue tu primera visita a las cárceles israelíes?

-En el año 1990 vienen a buscarme a mi casa, pero yo estaba fuera y no me cogieron. Pero a partir de ese momento tenía que estar atento porque ya sabía que me buscaban. Yo entre en la cárcel por primera vez con casi 16 años. Me pillaron un día. Habían venido tres veces a casa y al final me cogieron. Las acusaciones allí son preparadas, para meterte en la cárcel. A mi al final me condenaron a 3 años por tirar piedras, y por darle una paliza a un traidor que colaboraba con los israelíes. Pero teníamos 14, 15 y 16 años. ¿Qué piensan de un país democrático donde se mete en la cárcel 3 años a niños por pelearse y por tirar piedras?

-¿Hay torturas en las cárceles israelíes?

-Los israelitas son los mejores en las torturas. Son los que tienen más experiencia. Utilizan lo que sea para sacarte la información, para que colabores con ellos. Usan el miedo, cosas psicológicas, físicas… No dejan nada. Utilizan cualquier cosa para llegar a su objetivo. Para que no guardes nada. Amenazas hacia ti o tu familia. Usan música para volverte loco, perros, serpientes… Cosas raras y todo para conseguir sus objetivos.

- La familia Abayat es muy conocida y respetada en Bethlehem (Belén). Perteneces a una familia de luchadores por la libertad de Palestina desde hace muchas generaciones ¿no?

-Mucho. La familia Abayat ha dejado muchos mártires. Somos de la misma ciudad de Bethlehem, pero sobretodo al este de la ciudad. O sea entre el Mar Muerto y la provincia de Bethlehen. En mi familia ya son 30 o 35 los que han sido asesinados por los israelíes, solo desde la segunda Intifada.

- ¿Es cierto que la primera víctima palestina de un asesinato selectivo del ejército israelí, con misiles, fue Hussein Abayat, tu tío? ¿Tu viviste ese asesinato?

-El era un dirigente de la resistencia palestina que cuando empezó la segunda Intifada eligió las armas. En la primera Intifada tirábamos piedras y cosas así y en la segunda empezó la lucha armada. Bueno, aunque no había casi armas. Esto también lo quiero decir. Había grupos, no todo el mundo estaba armado. De hecho casi nadie estaba armado. Entonces Hussein, con un grupo de palestinos, eligieron ese camino. Y cuando murió yo estaba con él. Y resulté herido en ese ataque. Ibamos dos coches, el y un compañero y yo detrás con otro compañero. Eramos cuatro y el objetivo era matarnos a los cuatro, o eso dijeron en los medios de comunicación luego. Muere él y nosotros tres resultamos heridos y murieron también dos mujeres, civiles, que estaban en la calle. Era la primera operación en que usaban misiles desde el aire. Eran cuatro helicópteros Apache en el cielo, dos en una posición como fijos, y otro dos daban vueltas alrededor de nosotros. Veíamos a los Apaches pero no pensamos que llegasen hasta ese punto. Fue la primera vez, y por eso nos cogieron de sorpresa. Hussein murió y el que estaba con el resultó con heridas muy grabes. Estuvo muchos meses en el hospital y aún así salió con problemas.

-Es bueno en este punto aclarar que, aunque la propaganda imperialista se empeñe en mezclar la lucha palestina con Al Qaeda, el llamado “terrorismo islamista”, etc, muchos de vuestros compañeros de lucha en Palestina son cristianos, agnósticos o de cualquier religión no necesariamente islámica…

-Sobretodo en Bethlehem, porque hay muchos cristianos. En Betlehem, en Betsahur, en Betsalah, son ciudades donde hay bastantes cristianos.


-La prensa sionista te califico como “el mas peligroso terrorista palestino” de todos los involucrados en el asedio a la Iglesia de la Natividad, por ser uno de los luchadores mas activos. Te acusaban de ser el jefe del Tanzim, y de operaciones en el asentamiento judio de Giló y de al menos otras seis operaciones entre septiembre de 2001 y 2002. ¿Cómo es la lucha de las milicias palestinas, con pocos medios, escasas armas y poca instrucción militar, contra el superpoderoso ejercito israelí que posee la más moderna tecnología?

-Claro, es que hay que entender que la diferencia entre la primera y la segunda intifada es que en la primera, el día que morían mas palestinos podían ser 10 o 15 personas, pero en la segunda Intifada mataban todos los dias a 20, 30 o más palestinos. Y eso hizo que la gente armada respondiese a las masacres que cometía el ejército israelí, entonces, claro, si que había acciones, especialmente contra los puntos de control, donde estaban el ejército israelí humillando a la población palestina, y a los colonos que había alrededor de Bethlehem. Entonces si que había algún atentado.

- Hace poco entreviste a Muhammad Bakri. Para comprender lo que estaba ocurriendo en Palestina cuando se produjo vuestro encierro en la Iglesia de la Natividad es importante quizás recordar que en esos mismos momentos se producían masacres como la de Jenín, etc, que hacían que la tensión fuese muy grande ¿no?

-Si, fue en el mismo mes incluso. Había mucha tensión, mucho miedo. Lo de la Basílica de la Natividad no fue nada planeado. Surgió en el momento. Había muchos heridos y la gente buscaba un refugio donde llevarlos. La aviación israelí impedía la llegada de las ambulancias, y entonces buscando un sitio seguro donde meter a los heridos y llevar a los cadáveres, y no había ningún sitio donde sentirte un poco mas seguro que dentro de la iglesia. Y entonces empezaron a llevar a los heridos, gente anciana… y poco a poco la noticia empezó a rodar por Bethlehem, de que la gente se estaba resguardando en la Basílica y por eso empezaron a entrar. Pero no fue nada planeado.

-Pero hay que explicar que todo eso no ocurrió porque si, sino que había un ataque israelí a Belén que provocó esa huida hacia la Basílica…

-Si, invadieron Bethlehem, porque al mismo tiempo había mas ciudades invadidas. Invadieron primero Ramallah, la Mukata, donde estaba Arafat, y después de Ramallah invadieron Jenin, Nablus, Bethlehem… así, una ciudad detrás de otra. Lo llamaban la operación Muro Protector o algo así.

-Y a partir de ese momento ¿Qué pasa?

-Pues a partir de ese momento el ejército israelí rodea la Basílica y no permite la llegada de la gente de fuera y empieza el asedio a la iglesia, con tanques, francotiradores, y empieza el sufrimiento de los palestinos que estaban dentro. Casi 250 personas.

El asedio a la Iglesia de la Natividad

-Supongo que cuando entrais en la iglesia 250 personas, los religiosos no estarían preparados para dar cobijo y comida a tanta gente

-Ni para los curas. Nadie pensaba que en la iglesia podía pasar una situación semejante. Por eso no tenían comida almacenada ni nada. Entonces empiezan 39 días de sufrimiento, de miedo. Al día siguiente ya nos cortan la luz y nos dejan sin agua. Y a pesar de la situación, nadie, ni el ejercito israelí ni nosotros pensamos que podríamos aguantar en esas condiciones tanto tiempo.

-¿Es cierto que cuando os cortaron el agua teníais que beber de un pozo subterráneo de la Iglesia un agua negra, que produjo algunas intoxicaciones?

-Si, además lo usaban para cazarnos. Podemos decir que 4 o 5 de los que murieron dentro de la basílica murieron cerca del pozo, porque cuando salían a buscar agua los francotiradores apuntaban hacia el pozo, y quien quería llegar hasta el pozo le disparaban. En todo el asedio casi 30 heridos y 8 muertos.

-He leído que cuando os cortaron la luz y el agua, un compañero, Hassan Nisman, arriesgo su vida para salir fuera y conectar un cable electrico para poder cargar los telefonos moviles y averiguar que ocurria fuera…


-Si. Era un amigo, Hassan. Como no teníamos electricidad el chico se ofreció voluntariamente para conectar un cable desde una farola que había fuera, con luz. El pensó que si tuviesemos un cable podíamos hacer un desvió para tener luz, y lo hizo perfectamente, o sea, lo hizo. Pero como el primer cable no llegaba bien adentro el volvió a por otro trozo de cable, y cuando volvía el francotirador le dio, pero tardo en morir como 3 horas, sangrando… La herida no era muy grabe, era en el hombro, y si hubiésemos tenido medicinas podía haberse salvado fácilmente… Es la historia más… para mi. A mi me impacto mucho. Este chico era de Gaza, no era de Bethlehem, y tenía dos hijas, y en estas horas que estaba herido, y sangrando, solo decía “mis hijas, mis hijas…”.

-¿Qué comíais?

-No había nada. Solo había spagettis y hacíamos eso, agua y spaguetis. Y un vaso de sopa para todo el día, si había… Es que era una cantidad de gente muy grande, y para darles de comer a todos se necesitarían muchos restaurantes enteros.

-Yo he estado en la Basílica de la Natividad varias veces, y no me imagino como podíais organizaros allí 250 personas, porque es que no hay sitio…

-Era muy complicado. Yo aun no me explico como llegamos a lograrlo. Fue un milagro. Primero soportar esas condiciones de vida durante 39 días, porque no nos dejaban ni dormir. Ponían unos altavoces enormes, alrededor de la Basílica, y nos ponían ruido para volvernos locos. Imagínate la ciudad sin luz, el silencio que había, y aquello… era un ambiente de terror, de pánico.

-¿Y los muertos? Supongo que los cadáveres los sacaríais fuera…

-No. Para castigarnos más el ejército israelí no permitió la salida de los cadáveres, para ponernos más nerviosos y darnos mas miedo. Cuando estas allí, con esas condiciones, sin luz, sin agua, con miedo, y encima con cadáveres de amigos y gente conocida delante de tus ojos, es también para hacerte sufrir más, para rendirte. Tuvimos dos cadáveres dentro, con nosotros, 22 días. Hasta que empezaron las negociaciones y los israelíes ya sabían que con la fuerza no lo iban a solucionar. Al quinto día intentaron entrar, y les salió muy caro, porque perdieron a 3 o 4 soldados, y desde entonces no volvieron a intentar entrar, porque sabían que no teníamos nada que perder, que se iban a encontrar con gente que luchaba por su vida.

- Os vigilaban todo el tiempo, con cámaras de video colocadas en globos que volaban sobre la Iglesia, francotiradores, etc…

- Sí, con globos que tenían cámara colgadas, sujetos al suelo con unos cables muy largos, y con unas torres muy altas, colocadas alrededor de la Basílica.

-Después de semanas de asedio, creo que algunos compañeros perdieron hasta 16 kilos de peso…

-Eso es lo mínimo. Yo perdí 18 kilos en esos 39 dias. Pero hacíamos régimen obligados…

-Creo que los israelíes incluso presionaron mucho a tu madre para intentar obligarla a que os convenciese para entregaros a los judíos…

-La detuvieron seis veces para hacerme que me entregara, para que saliera de la Basílica. Una forma sucia del ejército israelí, de las que utilizan habitualmente…

-¿Como terminó el asedio?

-Hubo un proceso de negociación que empezó en la primera o segunda semana y duró hasta el final. Los palestinos pedíamos que entraran comida y medicinas en la Basílica, pero los israelíes no querían porque sabían que si entraban comida y medicinas podíamos aguantar allí toda la vida. Entonces, para presionar mas, no han permitido hasta el último minuto la salida de los heridos. O sea, cuando un soldado israelí dispara a un palestino, los curas llamaban diciendo que había un nuevo herido, ellos hacían un proceso que duraba dos o tres horas, que es mucho para un herido. Algunos tuvieron suerte y pudieron salir y recibir atención medica.

El exilio europeo

-Y cuando se termina la negociación alguien os dice que, para que ese el sufrimiento de esas doscientas personas termine, varios de vosotros tenéis que aceptar ser expulsados de vuestra tierra…

-Fue muy duro. Pero los israelíes no querían otra solución; entregarse o morir dentro de la Basílica. Para nosotros no fue un logro, pero todas las opciones que teníamos entonces eran malas y aceptamos la que era menos mala, el exilio. Sólo para no cumplir el deseo de los israelíes que era vernos muertos o encarcelados.

-Al final os exilian a 13…

-13 a Europa y 26 a la franja de Gaza. Al principio pedían sólo a 3 de los que estábamos dentro. O sea, castigaban a todas aquellas personas, casi 300 contando a los religiosos, sólo por 3 personas. Yo y otros dos compañeros. Así que lo hablamos entre nosotros y decidimos sacrificarnos nosotros y aceptar el exilio para que dejasen salir a los demás y dejasen tranquila la ciudad. Pero cuando aceptamos, los israelitas aumentan el número y dicen que ahora son mas terroristas, y dicen que hay que exiliar a 6. Y cuando aceptamos los 6 dicen que 13, y cuando aceptamos los 13 dicen 39. No se porque dijeron ese número, quizás por los 39 días que pasamos en la Basílica, pero al final nos enviaron a 13 a Europa y a 26 a la franja de Gaza.

-Y así empezó tu exilio…

Si. Salimos de Palestina en un avión hacia Chipre. Y de allí nos enviaron a unos a Italia, a otros a Grecia, Portugal, Bélgica, Irlanda, España…

-Antes tu vivías la lucha desde dentro de Palestina, ahora lo ves desde afuera. ¿Cambia la percepción del problema palestino al verlo desde Europa?

La causa palestina, sin la comunidad internacional, no creo que podamos conseguir nada. Nuestro enemigo tiene mucha fuerza y mucho apoyo de Estados Unidos. Lo tenemos muy mal si no tenemos amigos que puedan defendernos o explicar nuestra causa. El mundo árabe no nos hace caso, y la única esperanza que tenemos es que la comunidad internacional nos haga caso. Cada día lo veo mas complicado.

-La propaganda occidental y los medios de comunicación sionistas y norteamericanos intentan equiparar la lucha palestina con organizaciones como Al Qaeda y el concepto “terrorismo islamista”. Seria bueno dejar claro que la lucha por la libertad de la Palestina ocupada no tiene nada que ver con Al Qaeda y ni siquiera es exclusiva de musulmanes, porque hay muchos luchadores en Al Fatal, por ejemplo, que son cristianos o agnósticos…

- Israel intenta vincular la lucha palestina al terrorismo internacional, pero es un invento. Esta clarísimo que el terrorismo internacional es el nuevo enemigo de Estados Unidos después de la derrota de la Unión Soviética. Estados Unidos necesitaba un enemigo para justificarse y se busco uno nuevo: el terrorismo internacional, para poder conquistar mas países y destruir mas países. Entonces Israel va a aprovecharse de todo esto.

- Y para terminar, en medio de las luchas internas que dividen a los hermanos palestinos, ¿crees que hay un futuro para Palestina sin Yasser Arafat?

-Arafat es el líder de todo el pueblo palestino. Para mi es único. No puede haber otra persona que tenga el mismo carisma. Es el único que podía llegar a una paz con Israel y eso lo van a descubrir demasiado tarde porque no van a encontrar a una persona que tenga el carisma de Arafat para unir a todo el pueblo palestino. Todos los palestinos, cuando se trataba de Arafat, se paraban. Es el primer líder palestino que tendió la mano para conseguir una paz justa, pero a los israelíes no les interesaba un líder así. Les interesan lideres como Hamas, para poder decir, son terroristas y punto, no podemos hablar con ellos. Pero Arafat podía estar en el combate y a la vez ir a las Naciones Unidas o a la Casa Blanca. Hemos perdido a una persona que la gente recordará mucho en el futuro

M. Abdallah
I.C.R. Caracas (Venezuela)

No hay comentarios: