lunes, 3 de marzo de 2008

El holocausto palestino

Todos los años en el mes de mayo, los palestinos recuerdan su desplazamiento forzado y la desposesión de sus tierras (al-Nakba = la catástrofe) resultado del establecimiento del Estado de Israel hace 58 años, y piden que se implemente el derecho de los refugiados a retornar a sus casas y a que se les restablezcan sus propiedades según el Derecho Internacional y la Resolución 194 de la Asamblea General de Naciones Unidas.

MENTIRA

Israel ha vivido insertando una mentira a la humanidad, especialmente a su comunidad de judíos-sionistas diciendo que los palestinos en 1948 decidieron por “voluntad propia” retirarse del país, esta frase por muy simple que parezca es la que ha mantenido a miles de judío-sionistas con la conciencia “tranquila”. Pero como pensar que esto es cierto cuando millones de palestinos lucharon contra amenazas, torturas, humillaciones y demás barbaries por permanecer en su país y resistir como resisten desde hace más de 58 años y todavía lo continúan haciendo; y no solo en la misma Palestina, sino en diversas partes del mundo, donde se han visto obligados a vivir una cultura diferente, donde se han visto obligados a callar algunas veces, donde los persiguen, donde son señalados como terroristas y donde viven la tortura del no retorno a sus tierras originales.

Pese a todo eso y mucho más, ellos continúan luchando con todas sus fuerzas y con lo que pueden tener para lograr ver su sueño realidad, el sueño de ver una Palestina libre y próspera.

DESTRUCCIÓN
Desde la toma de posesión del nefasto e inmoral gobierno israelí; por cierto siempre gobernado por criminales de guerra (David Ben Gurion, Golda Meir, Menahem Beguin, Ariel Sharon), los palestinos han tenido que soportar y vivir la agonía de que les confisquen sus tierras, les destruyan sus casas, sean presos de forma autoritaria y sin juicio justo, donde son matados a quema ropa, donde les quitan el agua, la luz y hasta los alimentos, y los separan en guettos, bajo el nuevo apartheid israelí y como se hizo hace durante décadas en la Sudáfrica de la segregación racial , o, al igual que el muro de Berlín, donde el universo entero prometió que jamás dejarían que algo así sucediese en el mundo, y hoy vemos un muro mas grande y mas destructivo en la misma Palestina, el denominado muro de la vergüenza, donde tienen que vivir la agonía de vivir a 100 metros de sus familiares y no poder visitarlos, porque los separa ese muro racista que divide a Palestina en aldeas y vecindades y se los prohíbe el ejercito israelí, porque ahora ellos son quienes deciden el futuro de los palestinos. ¿Cómo se sentiría usted si cada vez que quisiera salir a visitar a su familia o simplemente ir de compras un extraño se lo prohíba o decida cuando lo dejara ir o no? Verdaderamente no debe ser nada fácil resistir todo esto.

EL SILENCIO UNIVERSAL
El mundo hoy estando en el siglo XXI donde todos hacen promesas de querer luchar por un mundo mejor, y donde se vela por una paz “justa y verdadera”, pasan en silencio y por debajo de la mesa hechos atroces, e inigualables en Palestina.

El mundo calla frente a todas las atrocidades que impune y deliberadamente ha cometido y continua cometiendo Israel desde hace más de 58 años donde recordamos fielmente las masacres de Deir Yassin, Sabra y Shatila, Kfr Kassem y Jenin, y sin ir lejos de todas estas y muchas otras masacres, Israel y su ejercito bestial diariamente asesina a niños, hombres y mujeres embarazadas, y todo esto solo porque cuenta con el apoyo del imperio norteamericano quien les garantiza que todo eso quedara oculto y disfrazado.

IRONÍA
Que irónico debe ser que extraños y enemigos, deban decidir tu futuro, que irónico que los usurpadores y genocidas “cuiden” de ti, de tus deberes y tus derechos, que irónico que estos decidan la seguridad de tu país, y que estos decidan cuando tu debes ir o no a tu país.

Es doloroso tener que describir lo poco que he escrito y sentir todo lo ocurrido, la verdad no es nada fácil luchar contra tus mecanismos de defensa que en este momento te rodean e impiden por alguna razón que no recuerdes tantas cosas, que destapen de nuevo tantas heridas, y recuerden cicatrices que permanecen pero que jamás se olvidarán!

FRACASO
Israel pese a todo esto fracasa cada vez que un palestino alza su voz, cada vez que nos negamos a olvidar toda la historia, sino que más bien la recordamos fielmente, y jamás la olvidaremos, cada vez que matan a un palestino, los torturan y los hieren, los palestinos se levantan con más ganas de resistir y de demostrarle al mundo que su voz sigue intacta y que gritaran hasta que la justicia por fin llegue a ellos.

Pero los responsables de la Nakba no han conseguido romper la voluntad del pueblo palestino ni borrar su identidad nacional, ni con el desalojo, ni con las masacres, ni con la transformación de las ilusiones en desengaños ni con la falsificación de la historia. Tras cinco décadas no han conseguido ni forzarnos a la ausencia o al olvido ni borrar la realidad Palestina de la conciencia del mundo mediante su falsa mitología y la fabricación de una inmunidad moral que confiere a la víctima del pasado el derecho a crear sus propias víctimas. No hay nada como un verdugo sagrado. Hoy la memoria de la Nakba confluye con la lucha Palestina en defensa de su ser, de su derecho natural a la libertad y a la autodeterminación en un fragmento de su patria histórica, y ello tras haber concedido para hacer posible la paz más de lo que nunca fue necesario desde el punto de vista de la legalidad internacional (1).

Hoy a 58 años de la catástrofe Palestina grito YA BASTA! Ya basta de hipocresía, ya basta el silencio, es hora que nuestras voces se alcen y digan que queremos paz, esa paz que nos merecemos, paz en Palestina, paz en el mundo, porque es la paz que todos anhelamos, pero por la cual no actuamos con la suficiente sinceridad y verdad para lograrla.

RESISTIR ES EXISTIR

Shruk Duqqa
Notas: (1) Página Web: La Nakba (Mahmud Darwish) Disponible en http://www.webdoce.com/orienteymediterraneo/html/palestina/lanakba